Se ha propuesto la dieta cetogénica como abordaje terapéutico en enfermedades neurodegenerativas. Entre los mecanismos de acción de una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos se ha observado que: los cuerpos cetónicos actúan como agentes neuroprotectores elevando los niveles de ATP y reduciendo la producción de especies reactivas de oxígeno (ROS) en los tegidos neurológicos, junto con un aumento de la síntesis de mitocondrias, lo que podría ayudar a mejorar la regulación de la función sináptica. También se ha visto un aumento de la síntesis de ácidos grasos poliinsaturados estimulada por la presencia de cuerpos cetónicos, pudiendo tener un papel regulador de la excitabilidad de la membrana neuronal. Por otro lado se ha visto que al reducir el metabolismo de la glucosa a partir de una dieta cetogénica, se activan mecanismos anticonvulsivos y junto con una restricción calórica presenta un efecto neuroprotector, incluyendo una función mitocondrial mejorara y un estrés oxidativo disminuido así como la inhibición de mediadores proinflamatorios, tales como las citoquinas. (estudio, estudio, estudio,

PD: Las dietas de Atkins y Dukan, dos famosas dietas de pérdida de peso se basan en la cetosis como método de adelgazar y ya han sido denunciadas y demostradas dañinas para el organismo a largo plazo. De hecho sus autores están expulsados del colegio de dietistas por realizar tales dietas que incumplen el juramento que juraron cumplir: mantener el nivel de salud de la gente.
×