hola, la verdad es que acabo de pasar a la fase dos de la dieta cetogénica y no tenia idea que también tenia que hacer una proporción entre la grasa y las proteína. Durante los 10 días pasados comía mezclas de vienesa con mayonesa o queso amarillo, pechuga de pollo a la plancha con queso derretido, o huevos revueltos con vienesa, pero realmente en esas mezclas no se si la proporción estaba bien, por lo tanto agradecería que me ayudara a ver si hice bien los primeros 10 días y no seguir cometiendo los mismos errores.

Preparación: Empezamos sacando el pollo de la nevera al menos una hora antes de cocinarlo, para que esté a temperatura ambiente. Precalentamos el horno a 220ºC o 225ºC. En un bol mezclamos la sal, la pimienta y el tomillo. Repartimos 2/3 partes de esta mezcla por la superficie de todo el pollo, masajeando con las manos para que se impregne bien. El resto de la mezcla la juntamos con el ajo aplastado y la nuez de mantequilla. Untamos el interior del pollo con esta mezcla. Las dos cucharaditas de mantequilla las repartimos sobre el pollo. Si queréis, podéis atar el pollo con un trozo de bramante para que las alas y los muslos queden más pegados al cuerpo. En una bandeja que pueda ir al horno ponemos el pollo apoyado sobre un lado (si la bandeja es pequeña ira mejor pues quedará más fácilmente apoyado). Lo horneamos 25 minutos, cuando haya transcurrido la mitad de este tiempo podéis sacar el pollo para salsearlo con los jugos que se habrán formado, pero sin cambiarlo de posición. Pasado este tiempo, lo volvemos a sacar y lo colocamos del otro lado. Podemos añadir un chorrito de agua, lo regamos y horneamos otros 25 minutos. A media cocción sacamos de nuevo el pollo y repetimos la operación de salsearlo, de nuevo sin cambiarlo de postura. Pasado este tiempo colocamos el pollo con el dorso hacia abajo. Regamos y lo ponemos de nuevo quince minutos más. Lo sacamos, le damos la vuelta y o dejamos quince minutos más. Dejamos reposar tapado unos 10 minutos antes de servir.


En los últimos años, la investigación ha seguido para desenterrar aún más los beneficios de la dieta cetogénica, muchos de los cuales se extienden mucho más allá de la epilepsia. De hecho, los estudios muestran que la dieta cetogénica podría ayudar a aumentar la pérdida de peso, aumenta la quema de grasa, mejorar la salud del corazón, estabilizar los niveles de azúcar en sangre y más. Además, es muy fácil de seguir y alta en grasas saludables, que ayudan a mantener la sensación de saciedad, reducir el apetito y evitar la sensación de hambre o privadas.


Asociado a lo anterior encontramos también que reduce los niveles de azúcar en sangre con grandes mejoras para personas que padecen diabetes de tipo 2 ya que la resistencia a la insulina es la principal característica de la diabetes tipo 2. Una característica primaria de la resistencia a la insulina es una capacidad deteriorada de las células musculares para absorber la glucosa circulante. Una persona con resistencia a la insulina desviará una mayor proporción de carbohidratos dietéticos al hígado, donde gran parte de éstos se convertirán en grasa (lipogénesis). Cuando se restringen los carbohidratos de la dieta se reduce la conversión de éstos en grasa, mejorando o desapareciendo los síntomas asociados a la resistencia a la insulina.
Si te sientes bien y notas resultados, adelante. Personalmente me parece una alimentación muy restrictiva, y después de unas semanas extraño mis tubérculos y frutas. Tampoco me gusta abusar de fuentes de grasa concentrada como nata o mantequilla. La cetosis es un estado metabólico normal, pero también es normal aprovechar los alimentos de cada estación. Después del duro invierno llegaba la primavera.

sí, es mucho mejor si entrenas antes de hacer ejercicio. Esto por muchas razones y no solo por lo efectivo que es entrenar en ayunas, sino también porque debes cuidar el proceso de digestión que es muy importante para el organismo. Considerando que la comida del mediodía es la más grande, si intentas llevar mucha sangre a los músculos al mismo tiempo que el cerebro intenta llevar sangre al estómago, alguna de las dos cosas no la harás de manera óptima.
Hola, soy vegetariana, sirve la dieta comiendo todo lo permitido a excepción de carnes? y he leído que quienes han hecho la dieta tienen mucho sobrepeso por lo que bajan muchos kilos, yo ya estoy en un peso saludable (mido 1,66 y peso 58 kilos), por lo que solo quiero bajar unos 3 o 4 kilos, me sirve? (pregunto porque he hecho otras dientas, pero no he logrado bajar), de antemano gracias, saludos.
Los carbohidratos se encuentran en alimentos como las frutas, los almidones y los alimentos azucarados se descomponen en glucosa, que es la principal fuente de energía en el cuerpo. También aumenta la producción de insulina, una hormona que se utiliza para transporte de glucosa desde el torrente sanguíneo hasta las células, donde puede utilizarse como combustible.

Soy de Querétaro, México. He comprado tus cursos de Desencadenando, Ketbells y me han encantando. Ahora estoy en el de Ketbells y también practico natación que me gusta. Me interesaría comprar el de barra libres, pero me confunde mucho la variedad de programas. Me gustaría saber cual es la mezcla de descandenando, ketbells y barra libre porque todos me gustan mucho y según entiendo el Unbreakable parace que no incluye barra libre.
Si no has oído hablar de ellas, las dietas cetogénicas son aquellas bajas en carbohidratos y altas en grasas. Esto ocasiona que el cuerpo entre en "cetosis", produciendo que las reservas de grasa se conviertan en cetonas, las cuales alimentan los músculos y el cerebro en lugar de los carbohidratos. El resultado es la quema de grasa y pérdida de peso relativamente rápida en comparación con una dieta tradicional.
Disminución de apetito – muchas personas experimentan una reducción importante en el apetito. Esto es causado posiblemente por aumentar la habilidad del cuerpo a usar el combustible almacenado en las reservas de grasa. Muchas personas se sienten bien comiendo solo una o dos veces al día, y acaban haciendo alguna especie de ayuno intermitente. Esto ahorra tanto tiempo como dinero, y también ayuda a acelerar la pérdida de peso.
Preparación: Para conseguir un efecto de parrilla, necesitamos una sartén acanalada, carmela o parrilla que se pueda tener mucho tiempo al fuego. Sin añadir aceite, la ponemos bien caliente y cuando lleve cinco minutos o más al fuego, colocamos en ella las chuletillas de cordero previamente saladas. Dejamos que se cocinen durante tres o cuatro minutos, sin tocarlas en ese tiempo para que se cocinen bien y queden doradas y a continuación, les damos la vuelta dejándolas otros tres minutos por la otra cara. En ese tiempo, preparamos la salsa de yogur y menta, similar a la que preparamos hace tiempo con un toque oriental para unos tacos de magro de cordero. Es importante que encontréis menta ya que aunque tiene el dulzor de la hierbabuena, tiene un toque picante que contrasta muy bien con el dulce del yogur. Si no encontráis, podéis usar hierbabuena, aunque perderá parte del efecto. Picamos bien las hierbas y ponemos algunas sobre la carne y el resto las usamos para hacer la salsa que se hace simplemente batiendo con un tenedor el yogur con la menta. Damos la vuelta a las chuletillas y las colocamos sobre una cama de ensalada de canónigos, rúcula y zanahoria en hilos y terminamos echando una cucharadita de la salsa sobre cada chuletilla. El resto de la salsa lo servimos en salsera aparte.
Marcos, excelente artículo. Hace cerca de tres años que te sigo y he adquirido varios de tus programas, todos son fantásticos. Mi problema es que desde que he comenzado con la reducción de carbos padezco gran estreñimiento, y el agua no es problema. Estaría muy bueno si pudieras dedicar comentarios sobre el estreñimiento y la reducción de carbos-cetosis. Tal vez sea falta de algún micro nutrientes…
×