Hola Jose Alberto, me alegro de sus buenos resultados con la dieta. Faltaría evaluar las enzimas hepáticas y la creatinina, probablemente si esten dentro de los otros 35 elementos que le evaluaron. Otro tipo de estudios preventivos depende de su historia familiar y los factores de riesgo que presente, ya es a criterio de su médico (se ocupa hacer una historia clínica completa para esto). Por ejemplo algo que no menciono fue su glucosa y la hemoglobina glucosilada (esto ultimo no es necesario que la saque si no es diabético), se podría requerir monitorizar si presentaba riesgo para alguna enfermedad metabólica. Saludos
Los contrarios a la dieta cetogénica afirman que es perjudicial porque contribuye en el aumento del colesterol. Esto es porque es muy rica en grasas de origen animal. Pero actualmente existe una línea de investigación contraria que afirma que las grasas saturadas (de origen animal) no influyen en el colesterol. Por el contrario, las grasas saturadas pueden mejorar hasta las tasas de triglicéridos y el colesterol bueno (HDL). La verdad es que se necesitan más estudios para profundizar en este asunto.
– En cuanto a la insuficiencia renal me reafirmo y me expreso mejor. En tu artículo dices que «Tu ingesta debe ser: 70% grasas, 25% proteínas y 5% carbohidratos» un 25% de proteínas es una salvajada. En una dieta de por ejemplo 2000 kcal son 125 gramos de proteína, (según tu calculadora 113gramos) que en un adulto medio (70kg) son 1,8 gramos de proteína por Kg/día . Eso es demasiado. Las sustancias nitrogenadas que son las proteínas son difíciles de filtrar por los riñones, de ahí la insuficiencia (a largo plazo evidentemente)
La dieta cetogénica está contraindicada en personas mayores de 65 años, niños y adolescentes, mujeres embarazadas o en período de lactancia. Además de esto, personas en riesgo de cetoacidosis, diabéticos tipo 1, diabéticos tipo 2 descontrolada, antecedentes de cetoacidosis, personas con caquexia, personas con insuficiencia hepática o renal, enfermedades cardiovasculares, accidente cerebrovascular, personas con piedras en la vesícula o que no tengan vesícula y los pacientes en tratamiento con medicamentos a base de cortisona.
Although fat is the centerpiece of any keto diet, that doesn't mean you should be subsisting on butter-topped steaks, says Kristen Mancinelli, RD, author of The Ketogenic Diet. “A big misconception is that you should just put meat at the center of your plate and add more fat on top,” she says. You also shouldn't be relying on fatty meats to hit your fat quota, she adds.

Siguiente, empezar a aumentar su ingesta de corazón-las grasas saludables como el aguacate, aceite de coco, ghee, alimentadas con pasto, mantequilla, pescados grasos y aceite de oliva. Estos alimentos ayudan a apoyar la saciedad y proporcionar a su cuerpo con una fuente alternativa de combustible. Idealmente, alrededor del 75 por ciento de sus calorías diarias deben provenir de las grasas durante el transcurso del día.


En la alimentación normal, la recomendación para el consumo de carbohidratos es del 55 al 60%. Ya el consumo de proteínas es del 15 al 20% y el de grasas es del 30 al 35%. La cantidad de cada nutriente en la dieta cetogénica se queda en torno de menos del 20% para los carbohidratos o menos 100g al día, 25 a 35% de proteínas y 55 a 65% de grasas. La cantidad de estos nutrientes puede variar para más o para menos en cada persona. O sea, va a depender del profesional que prescribe la dieta y de acuerdo con la necesidad de cada uno.
This process of burning fat provides more benefits than simply helping us to shed extra weight — it also helps control the release of hormones like insulin, which plays a role in development of diabetes and other health problems. When we eat carbohydrates, insulin is released as a reaction to elevated blood glucose (an increase in sugar circulating in our blood) and insulin levels rise. Insulin is a “storage hormone” that signals cells to store as much available energy as possible, initially as glycogen (aka stored carbohydrates in our muscles) and then as body fat.
Otra pregunta, respecto a las duchas frías. Creo recordar que en un artículo no recomendabas tomarlas después entrenar (mi momento favorito 🙁 ) Ahora solo las tomo una vez a la semana, el dia de descanso. La verdad, ando perdido en este tema, a lo mejor después del agua caliente para recuperar un poco los músculos, tampoco es malo uno o dos minutos de agua fría. Que opinas? Gracias!
La reacción de Pete Evans no se hizo esperar. En una publicación de Instagram, el prestigioso chef se burló de los comentarios de los detractores del programa. "¿El jefe de AMA cree que comer verduras y frutas con un poco de carne, marisco o huevos de buena calidad, es peligroso? De ser así, pueden compartir con todos la evidencia de que esta forma de comer es perjudicial para la salud de los seres humanos", expresó. "Quizás la pregunta más importante sea: '¿Teme el jefe de AMA que los ciudadanos australianos tengan una vida saludable?' ¿Qué implicaría esto para su industria?".
Si consumes menos carbohidratos de los que necesita tu cuerpo posiblemente no puedas mantener tu musculatura. Sobre todo si se tiene en cuenta que el músculo es caro de mantener en términos calóricos y de macronutrientes. Existen dietas cetogénicas orientadas como la TKD que están enfocadas en la ganancia de músculo y la pérdida de grasa corporal, te recomiendo leer un poco sobre ella. Considera que se recomienda empezar con esta una vez tu cuerpo esté adaptado a la cetosis (en cada cuerpo es diferente, pero después de 2 o 3 semanas, tu metabolismo debería estar acostumbrado) y que redistribuye tus carbohidratos para ser consumidos antes y después de tu entrenamiento, y reducirlos en tus otras ingestas para no salir de cetosis.
¿Cuál es el truco? El estado cetogénico se ha relacionado con el aumento de las hormonas de saciedad y la disminución de las hormonas del hambre, bien investigadas durante la fase inicial. Pero una vez que haya terminado la dieta ceto después de 30 días, las hormonas que suprimen el apetito aumentarán significativamente desde su línea de base. Lo que significa que es probable que se sienta físicamente más hambriento que antes de comenzar con todas estas tonterías en la dieta.

Basándose en casos documentados, algunos autores sugieren que, puesto que en este tipo de dietas se suprime el consumo de gluten, la mejoría del estado de salud general, de molestias digestivas o incluso de trastornos neuropsiquiátricos como la esquizofrenia con este tipo de dietas, puede indicar la presencia de una enfermedad celíaca no reconocida. Retirar el gluten de la dieta sin realizar una completa evaluación previa podría impedir o enmascarar el diagnóstico y correcto tratamiento de la enfermedad celíaca, que es una dieta sin gluten de manera estricta. Muchas personas celíacas sin diagnosticar infravaloran sus múltiples y frecuentes molestias, tanto digestivas como generales, porque se han acostumbrado a vivir con un estado de mala salud crónica como si fuera normal, y solo son capaces de reconocer que en realidad sí tenían síntomas relacionados con la enfermedad celíaca cuando comienzan la dieta sin gluten y se hace evidente la mejoría, en contraste con la situación previa a la dieta.

Mentalízate; esto es muy importante para poder hacer las tres etapas de la dieta cetogénica. Sé de los que terminan lo que empiezan y no desmayes. Mantén el buen ánimo y una mente reposada. Deja a un lado el querer adelgazar de manera mágica, más bien entiende que con esta dieta aparte de bajar de peso conseguirás múltiples beneficios para tu cuerpo.
En la actualidad existe un bombardeo continuo de estándares de cuerpo a seguir, todos muy delgados y se quiere llegar a ellos de manera poco saludable. Una dieta cetogénica (sobre todo siguiendo una filosofía paleo), también considera que tener una buena salud emocional es importante para verse y sentirse bien, además que con stress los resultados serán menores.
Por otra parte, te recomiendo hacer ejercicio de manera que no genere impacto en tus articulaciones. Creo que lo más apropiado para ti sería realizar gimnasia acuática que es intensa, activa el metabolismo, te ayudará a fortalecer los músculos mientras pierdes grasa (esto es importantísimo y recuerda que mientras fortaleces los músculos la balanza te dirá que no estás perdiendo peso porque el músculo pesa mucho más que la grasa por cm3) y no tiene impactos articulares al realizarse en el agua. 100% recomendado.
Fantástico artículo, como siempre! Aunque no creo que esto de la cetosis sea para mi, es demasiado restrictivo. De todas formas si es cierto que los carbohidratos los voy ciclando (aunque sin nada planificado) unos días como más otros muchos menos, a veces me salto los de después de entrenar, además de complementarlo con uno o dos ayunos semanales de 16 a 18 horas, entrenamiento en ayunas,…
Para hacer sostenible un descenso en tu peso y medidas debes estar en un deficit LIGERO durante un tiempo más prolongado. La dieta cetogénica sigue esto, con la diferencia agregada de que consume pocos hidratos de carbono para que el sustrato energético que use tu cuerpo sea grasa de manera que no cubras tus necesidades con carbohidratos y que puedas consumir tus reservas. Es recomendable. 

Marcos, excelente artículo. Hace cerca de tres años que te sigo y he adquirido varios de tus programas, todos son fantásticos. Mi problema es que desde que he comenzado con la reducción de carbos padezco gran estreñimiento, y el agua no es problema. Estaría muy bueno si pudieras dedicar comentarios sobre el estreñimiento y la reducción de carbos-cetosis. Tal vez sea falta de algún micro nutrientes…
×